viernes, 13 de febrero de 2015

Amor al natural: Red Velvet de remolacha

Hace unos dos años y medio que me enamoré en el café del Museo del Romanticismo.
Amor doble, además.
Ahí probé dos postres deliciosos que amé y que hasta hace poco intenté reproducir:
la tarta de calabaza y la tarta de remolacha.
Creo que la que más me gustó fue la de calabaza pero el sabor diferente y el color de la red velvet se quedaron grabados en mi memoria.


Hace unas semanas compré un par de remolachas cocidas y como en casa soy prácticamente la única que la come, decidí usarla en un sólo día y darle múltiples rostros gastronómicos. Así quedó instaurado en casa el Día de la Remolacha, el 11 de febrero :P . El menú de ese día fue:

  • Crema de zanahoria con remolacha
  • Carpaccio de remolacha y calabacín con vinagreta de miel y mostaza
  • Tarta de remolacha
Aparentemente en casa gustó porque todo se terminó.

Para hacer la tarta, estuve buscando varias semanas en internet y la que más me convenció fue la de Sandra Mangas, que publicó en su blog La receta de la Felicidad.

La reproduje prácticamente igual, las variantes son los tamaños de los moldes y que ella utilizó remolacha fresca y la que yo usé estaba cocida, por lo que no quedó de un color rojo tan vivo. Que la verdad esperaba que quedara más rosa/marrón, como ella misma especifica en el post (al usarla cocida), pero no quedó nada mal!

Os comparto las pequeñas adaptaciones que hice y haría a su receta ;)

Tarta Red velvet de remolacha
(10-12 raciones, usando molde de 20cm diam. y 6 de alto)

Ingredientes para el bizcocho:
  • 200g de remolacha (yo usé cocida pero si queréis un color más rojo, usarla cruda)
  • Zumo de 1 limón (para mi gusto da mucha acidez, así que para la próxima pondré 3/4 del limón)
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 125g de yogur griego sin azúcar
  • 125 de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
  • 200g de azúcar
  • 2 huevos M
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 250g de harina
  • 1 cucharada de cacao puro en polvo natural (yo usé Valor y para la próxima pondría 2 cdas.)
  • 2 cucharaditas de levadura química 

Ingredientes para el cheesecream:
  • 125g de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
  • 250g de queso crema, tipo Philadelphia
  • 200g de azúcar glass o icing sugar

Preparación:
Para el bizcocho, precalentamos el horno a 150ºC (130ºC si es con ventilador).
Engrasamos y enharinamos nuestro molde o colocamos papel de horno.

Pelamos y troceamos la remolacha en cubitos pequeños y colocamos en un vaso de licuadora. 
Agregamos el zumo del limón, el vinagre y el yogur griego. Batimos hasta obtener un puré fino.

En un bol, batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa.
Añadimos los huevos de uno en uno, sin agregar el siguiente hasta que esté el primero perfectamente integrado.
Añadimos el puré de remolacha que preparamos, y la vainilla. La masa puede tener cierta apariencia "cortada" pero es normal.

En otro bol, tamizamos la harina, el cacao y la levadura química. Mezclamos.
Añadimos esta mezcla seca a la anterior y mezclamos con una espátula o cuchara hasta que esté todo bien integrado.

Vertemos la mezcla final en nuestro molde y horneamos por unos 40-45 minutos.


Estará listo cuando al pincharlo, nuestra aguja salga limpia.
Sacamos del horno y esperamos unos 10 minutos antes de desmoldar.
Pasamos a rejilla y dejamos enfriar totalmente*
*Para que no se seque el bizcocho mientras se enfría, últimamente coloco una rebanada de pan de molde encima del bizcocho y ya que está frío la retiramos. La rebanada estará dura y seca y nuestro bizcocho húmedo y jugoso. 


Preparamos ahora nuestra crema de queso:

Primero batimos mantequilla y azúcar glass hasta que quede una mezcla cremosa y blanquecina. Después añadimos el queso crema y batimos un mínimo de 5 minutos a velocidad máxima.
Esta crema de queso queda más blanda, menos consistencia que la que hago siempre de Alma Obregón, pero merece la pena para quienes nos gusta un poco menos dulce.

Una vez frío nuestro bizcocho, lo partimos por la mitad en dos capas (porque mi molde es de 6cm de alto).

Yo siempre pongo un poco de la crema que cubrirá la tarta, en la base donde la colocaré para evitar que se deslice en el plato/base. Luego colocamos la primera capa de bizcocho y ponemos abundante crema o la cantidad que cada uno prefiera. Colocamos la segunda capa de bizcocho y añadimos más crema y distribuimos con espátula. A mí me gusta poner poca crema por los costados, para que quede un poco "desnuda" la tarta.


Una vez cubierta, meter a la nevera por una hora para que coja consistencia la crema.
Al final, podéis decorar como más os guste. Yo simplemente hice un corazón de cacao en polvo en el centro de la tarta, con un stencil.

 
Y ahora sí, a partir la tarta!!


El resultado es una tarta húmeda, jugosa y el sabor que predomina es el de la remolacha. A mí que me gusta, me parece rica, sólo que un pelín ácida desde mi punto de vista. Al leer la receta en el blog de Sandra, sabía que iba a ser un poco ácida, pues está hecha así a posta para que esa acidez sea la que mantenga el color rojo lo más que se pueda. Sin embargo, no pensé que fuera a ser tan ácida. Yo quizá la próxima vez le ponga 3/4 partes del limón o quizá medio, a ver qué sucede. 

A los demás parece que les gustó bastante. La tarta en casa no duró mucho y hubo quien repitió ración.
Ya me contaréis si os animáis con la receta y me encantaría escuchar vuestra experiencia!

Un beso y abrazos apretados a cada uno de quien nos está leyendo.

Y Feliz Día del Amor y la Amistad :)

Gauri


3 comentarios:

  1. Hola!

    He hecho esta tarta para San Valentín siguiendo la receta de Sandra. También usé remolacha cocida porque no encontré la cruda por ningún lado. Sólo había probado la remolacha "procesada", la que venden en tiras en tarritos de conserva, así que me intrigaba saber como iba a saber esta receta. El problema vino cuando abrí el paquete de remolacha. Tenía un olor muy fuerte, amargo y como a tierra y me preocupaba cómo iba a saber la tarta. Aún así, decidí arriesgarme y la hice. De textura y color quedó perfecta, pero de sabor... horrible! :( Sabe igual que olía, muy amarga y como a tierra. A pesar de haber echado vinagre y el zumo del limón entero, no me sabe ácida, solo "a tierra". ¿Es normal? ¿O quizá la remolacha que compré tenía algún defecto? Me extraña porque había leído que la remolacha tenía un sabor más bien dulce. En fin, esta tarta tendré que tirarla, pero me gustaría volver a intentarlo (y que salga bien). Así que quería preguntarte eso, si es normal que la remolacha cocida tenga ese sabor y ese olor tan amargo; y también si sabrías decirme donde puedo conseguir remolacha cruda.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Esther!

    Yo la remolacha la compro en mi frutería, siempre cocida y empaquetada en plástico al alto vacío. Así es como la he consumido y tienes razón en que su sabor es más bien dulce. Yo la uso mucho en ensaladas y me encanta.
    Nunca me ha pasado lo del olor y sabor amargo, intenso y a tierra; quizá estaba en mal estado! Yo quizá lo reclamaría porque no debiera ser así, según mi experiencia.

    De la remolacha cruda, tampoco la he visto ni la he buscado en realidad :P Supongo que en mercadillos o algunas fruterías deben venderla sin problema ;)

    Espero haber sido de utilidad!
    Gracias por contactarnos.

    Saludos!!

    Gauri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo, gracias por responder. Sin ánimo de hacer mala publicidad, yo la compre en el Hipercor, venía envasada al vacío también, 2 unidades. Después de escribiete, abrí la otra remolacha y olía igual, así que la tire directamente. En principio, el envasado al vacío estaba bien y aun faltaba mucho para que caducase. Por lo que he leído en internet, también hay gente que dice que sabe así, como a tierra, supongo que dependerá de la variedad de remolacha (forrajera, roja, blanca...). Espero comprar una que ya se note que sepa dulce y lo volveré a intentar. Muchas gracias!

      Un saludo

      Eliminar